Vende con cabeza en el Black Friday

Black Friday es el nombre que se le da al día de compras después de la celebración del Día de Acción de Gracias en Estados Unidos. Es un evento de compras que poco a poco, y con el paso de los años, se ha ido expandiendo por todo el mundo, hasta el punto de convertirse en una de las citas más esperadas. Y es que el Black Friday, que se celebra el 26 de noviembre, abre oficialmente la temporada de compras navideñas y sigue siendo un día de consumo tan masivo como puede ser el día 24 de diciembre, el día 4 de enero, el primer día de rebajas de verano o San Valentín. 

Pero, aunque este evento se haya afianzado en nuestras vidas, está claro que debemos comprar y vender con “cabeza” y no dejarnos llevar por el afán de consumo que impera estos días. Para los establecimientos, el Black Friday es una jornada idónea para poner a la venta el stock a precios asequibles y de esta manera hacer llegar al consumidor esos elementos que, de otra manera, no se podría hacer llegar mediante ofertas atractivas o facilidades de pago. Pero está claro que no todo vale por conseguir un mayor número de ventas, lo importante es vender, sí, pero ventas de calidad que repercutan no sólo en la economía del negocio sino en su imagen, de tal manera que se cree confianza en el consumidor.

Así, para los negocios, os vamos a dejar una serie de consejos:

1. Planifica las ofertas

En el Black Friday los clientes esperan grandes descuentos, por eso, si crees que poner a la venta un producto a un precio muy rebajado no te va a dar margen de beneficios, ¡no lo hagas!

2. Te quito 10 euros o te descuento un 10%

En función del descuento que quieras hacer, te convendrá anunciar un descuento de X% o un descuento de X€. La regla es sencilla: El % funciona mejor cuando la cifra a descontar es pequeña. En cambio, si la cifra a descontar es grande, funciona mejor expresar el descuento en euros.

3. Renueva tus ofertas

Cambia las promociones, no dejes las de siempre, las que ya se conocen. Si tienes una web o un escaparate lo mejor es cambiar su imagen. Pero hazlo de una manera elegante y homogénea, no satures la vista con demasiados anuncios, ya que esto puede provocar rechazo en el comprador. Y si tienes un detalle con tu comprador, en plan un vale de descuento para una próxima compra, seguro que te lo meterás en el bolsillo.

4. ¡Compra ya!

Como hemos dicho, el Black Friday es un día de consumo puro y duro. Por eso hay que crear de forma sutil en los clientes esa sensación de que es el mejor momento de adquirir ese producto que tienes. ¿Por qué? ¡Porque nunca lo encontrarás tan rebajado como en el Black Friday!

Y esta sensación de inmediatez se consigue de una manera que, a priori, puede resultar muy simple, pero os garantizamos que es muy efectiva: añade frases en tu web o redes sociales del tipo “En el Black Friday nuestros 100 primeros compradores recibirán un regalo”, “Sólo hoy, este X tendrá un descuento del 50%”, “Sólo hoy, 15% descuento adicional al precio marcado en este producto a los 10 primeros compradores”. Sencillo, ¿verdad?

5. Más de un día

Sí, sabemos que el Black Friday es sólo un día, pero, ¿por qué no alargarlo? Muchas grandes empresas ya promocionan esta jornada días antes y después de su fecha original (este año el 26 de noviembre). Si tu comercio es pequeño, no lo dudes y extiende el Black Friday una semana antes y después, ¿por qué no ofrecer descuentos en tu stock? Al fin y al cabo, la Navidad está a la vuelta de la esquina.

6. Refuerza tu web

Si tienes una página web para vender tus productos recuerda que estos días habrá mucho tráfico en ella y es necesario hablar con tu proveedor para que verifique que no se queda “colgada”. Por supuesto, actualiza todos los antivirus que tengas y si es posible, usa el pago verificado en dos pasos. Crear confianza en nuestros clientes es fundamental.

7. Las redes son tus aliadas

Las redes sociales son imprescindibles en nuestro día a día. Por ello, lo mejor es usarlas para anunciar tus descuentos usando fotos cuidadas y claims atractivos. No vale con poner un bolso encima del mostrador y hacerle una foto rápida con el móvil: cuida la imagen, el brillo, la luz, el espacio donde se ubica, la decoración… Y si ya haces que ese bolso lo lleve una persona a la hora de hacer la foto, mejor que mejor. Y cuida el texto al máximo, anunciando el descuento, de forma divertida y amable, y nunca dando órdenes o siendo agresivo. Invita a tu comercio, no fuerces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *